Adiós pequeña Selva


Sabia que algún día tendría que escribir esta entrada, deseaba que fuera dentro de mucho tiempo cuando recordara como tus cachorros se comieron mis zapatillas o como tu pelo blanco se había llenado de canas, pero de nuevo el destino es caprichoso haciéndote irte primero...me pregunto si echabas de menos a Nana tanto como yo y decidiste ir con ella para que no se sintiera sola


La verdad es que cuando pienso en ti no puedo evitar sonreír, como sabes llegaste a mi vida por casualidad como siempre llegan las cosas importantes. Aun recuerdo el primer día que te vi, erais un montón de cachorros blancos luchando por salir del pequeño corralito mientras vuestra madre os vigilaba desde fuera. Era la primera vez en mi vida que tenia que escoger un perro, simplemente te mire a los ojos y supe que serias tu, también tu decidiste aportar tu pequeña opinión al trato meándote encima de mi en cuanto te cogí en brazos, marcando la diferencia desde el primer día.



Cuando te lleve a casa de mi madre para que te cocieran, tuve que subirte en brazos por las escaleras ya que no querías caminar tanto, desde ese día me empece a dar cuenta la capacidad que tenias para moverte lo menos posible a no ser que hubiera comida en juego. Tu capacidad para subirte a cualquier vehículo motorizado con tal de no caminar aun me parece increíble.


Desde que eras una pequeña bola de pelo adorable, siempre estabas ahí para hacerme compañía mientras leía, echándote sobre mi y lamiéndome toda la cara si no te acariciaba lo suficiente, aunque  si te cansabas te dedicabas a buscar algo "masticable", tu capacidad para encontrar huesos y restos de comida era envidiable.


Siempre me asombraba tu manía de meterte en líos, cuando venia el veterinario ya lo recibías como un viejo amigo, tus patas eran dignas de un veterano de guerra llenas de pequeñas cicatrices de viejas batallas contra una portilla que rompiste o una persecución de algún bicho por la montaña


Poco a poco fuiste creciendo y tus ganas de comer crecieron contigo, podrías hacer cualquier truco si el premio era un trozo de comida, incluso tenia que tener cuidado cuando te daba los huesos de las costillas ya que los pasabas sin masticar, así estabas de gordita y apachuchable, con esa eterna sonrisa en tu cara.

Aunque eras completamente blanca lo tuyo nunca fue la pulcritud, nunca podre olvidar tu cara de felicidad cuando te echabas dentro de aquellos enormes charcos de barro en pleno verano o te revolcabas en la nieve en invierno, mas que color dorado lo tuyo siempre fue color barro.


Eras todo un Golden Retriever siempre estabas alegre, hacías casi cualquier cosa por comida y te gustaba acarrear cosas, creo que retire mas de mil palos, trapos y demás mercancías que traías de tus paseos. Eras inteligente pero decidías tomarte la vida con tu filosofía de tranquilidad, siempre tenia que esperarte , si te llamaba venias a tu paso tranquilamente o te sentabas a esperar que llegara a tu altura, lo tuyo nunca fueron los paseos largos a no ser que bajáramos al rió, nadar no era lo tuyo pero todo lo que fuera mojarse y barro siempre era sinónimo de diversión contigo.

Eras vaga como ninguna, una bola de pelo mimosa y glotona con una eterna sonrisa. Siempre tenia que esperarte cuando volvíamos de pasear,  animarte para que continuaras caminando y no te escabulleras a echarte en algún sombra del camino. No eras perfecta ni mucho menos, eso seria aburrido,  pero si una fiel amiga que hacia que viera la vida desde otra perspectiva. Tomándome las cosas con mas calma y disfrutando de pequeños placeres como acostarse bajo la sombra de un árbol, rodar por la nieve o llenarme de barro.


Busca a Nana cuando llegues seguro que se alegrará de verte, cuéntale nuestro viaje a la playa, le hará gracia saber que a un perro de aguas no le gustan las olas, sino que prefiere revolcarse por la arena convirtiéndose en una croqueta peluda.

No te preocupes yo continuare ladrandole a la luna por ti. 



Gracias por todo lo que me has dado pequeña

Adiós mi Selva 







3 comentarios:

  1. Pufff esta entrada me llega el corazon , yo tambien perdi uno con solo 4 añitos, lo recuerdo unmonton, me quedo siguiendote y te invito a pasarte por mi blog, besitos ;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina !

      Siempre es duro perder a un amigo, pero hay que recordar las cosas bonitas que pasasteis juntos

      Eliminar
  2. Pufff esta entrada me llega el corazon , yo tambien perdi uno con solo 4 añitos, lo recuerdo unmonton, me quedo siguiendote y te invito a pasarte por mi blog, besitos ;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar