Bye Bye mi Nana

Desde que tengo uso de razón o quizás mejor dicho desde que tengo capacidad de recordar en mi vida siempre he querido un perro. Recuerdo pedírselo todos los años a los reyes magos con al esperanza de que un día bajo el árbol apareciera una caja agujereada que me ladrara cuando intentara desenvolverla. Cuando fui creciendo siempre miraba los perros en adopción de las perreras esperando algún día poder tener un hogar propio para compartir con uno de ellos.



Pero el destino quiso que ella llegara a mi por casualidad, como suelen llegar a mi vida las cosas importantes. Sin aviso una pequeña bolita completamente negra apareció en mi vida,. Yo aun no la conocía, estaba entre los pequeños cachorros que había tenido Dana, pero sabia que una de esas bolitas que chillaban era Ella. Poco a poco los cachorros fueron encontrando un hogar hasta que solo quedo una, la mas gordita de la manada y con una capacidad para escaparse de los sitios que la hacia parecer el mismo Houdini. Habilidad que mas tarde me daría algún dolor de cabeza por su capacidad de abrir pestillos y destrozar puertas de malla metálica.




Ni siquiera sabia que nombre ponerle,hasta que una noche, soñando con ella, simplemente el nombre surgió, Nana, fue muy curioso por que en aquella época solía soñar mucho con ella sobretodo con que no era capaz de reconocerla entre un montón de cachorros de su misma raza, me resulta extraño ya que a día de hoy podría reconocer su mirada y sus gestos en cualquier parte.

Era una cachorrita enorme con colmillos afilados. Aun recuerdo su manía de morderme los pantalones, y la prueba de ello aun sigue en mi armario con un enorme parche pegado sobre el agujero que me hizo.


Como todo Pastor Alemán era desproporcionada, con sus patas enormes y sus orejas acabadas en punta que se erguían al azar dándole un aspecto muy gracioso.

Aun me cuesta creer que la enorme perra en que se convirtió mas delante que pudiera acurrucarse en el hueco de mis piernas a dormir y que su tamaño no era mas grande que una "madreña".





Poco a poco aprendimos y crecimos juntas, ella y su hermana adoptiva Selva son las culpables de todo el material que hay en mi casa de educación canina, quería hacerlo bien, darles una buena vida.



Nunca fallo en obediencia aunque los trucos no eran lo suyo, el juego de tirar y traer el palo no cuajo mucho en mi manada, ella prefería que la persiguiera en vez de traer el palo y Selva solo lo hacia cuando había comida en juego.

Es curioso como cada perro desarrolla su propia personalidad, ella no era ni mucho menos el mejor perro del mundo, no era muy inteligente pero si era leal y afectuosa.


Como aprendí sus pequeñas manías ,como lamerme la tapa de los libros cuando leía, esa sin duda fue heredada de su madre, golpearme las manos con el hocico e incluso sacármelas del bolsillo cuando quería que la acariciara.

Morderme las mangas de la ropa cuando me veía, lamerme los pantalones o sentarse a mi lado cuando descansábamos en la hierba




Cuando estábamos juntas ella simplemente se paraba a mi lado, lo mas pegada posible, nunca me dejaba sola, esperaba por mi cuando dábamos un paseo por la montaña, incluso venia a buscarme cuando me quedaba atrás.


No era perfecta , no sabia trucos, era torpe y muy burra al jugar, su presencia intimidaba aunque en realidad fuera buena y amable, de echo la gente solía confundirla con un macho. Aun así para mi fuiste una fiel amiga, siempre estabas ahí para animarme, jugar o simplemente estar a mi lado, siempre seras mi adorado primer perro.

Siento que al final no pudiéramos ir juntas a la playa, prometo llevar a Selva, seguro que le encantara el mar, al fin y al cabo los Golden Retriever son perros de agua.



Gracias por todo pequeña  

Bye Bye mi Nana 



17 comentarios:

  1. Jo! que llorera!!! mucho animo bonita! seguro que Nana te esta agradecida por todo lo que has hecho por ella...
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miércoles !

      Siempre es un poco difícil decir adiós pero hay que recordar las cosas buenas que vivimos juntas

      Eliminar
  2. En mi casa siempre hemos tenido perros y se los acaba queriendo mogollon. Creci con un border collie que estuvo conmigo desde los dos años hasta los 14, murio el dia de navidad y lo pase fatal :(. Con 16 llegaron a casa Zeus un enorme san bernardo brutiño pero super cariñoso y un gran guardian junto con un cruce de terrier para hacerle compañia. Ese San Bernardo era el mejor perro que tuve nunca, murio con 8 años sin que tuvieramos tiempo de llevarlo a veterinario, por mi no hubiese tenido mas perros lo paso fatal cada vez que se van :(. Ahora tenemos un perro de aguas y uno de caza, no son los perros mas listos pero son encantadores, un poco pesados pero cariñosos. Se lo mal que se pasa pero lo unico que te puedo decir es que solo pienses en los buenos momentos que pasaste con ella :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fatima, la verdad es que Nana se fue muy joven y de repente aun nos quedaban muchas cosas por hacer juntas. No obstante aun esta su hermana adoptiva Selva así que no estoy sola.

      Eliminar
    2. Ánimo :). Ya te digo que con nosotros el San Bernardo también se fue joven, con sólo 8 años, que ya sé que los perros grandes viven menos, pero aún así 8 son pocos.

      Eliminar
  3. Que hermosa tú perra la mia también es un pastor y espero pasar con ellas cosas tan lindas como las que hablas de nana, a veces las personas no entienden que duele igual que como cuando pierdes un familiar, pero en fin sólo queda recordar los hermosos recuerdos que nos dan, porque he pasado esto mismo con mi guzzy ojalá este feliz y corriendo donde este <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vanessa, disfruta de ella cada día y apachuchala mucho a mi salud jeje, seguro que con ella tienes mil y un aventuras al igual que las tuve yo

      Eliminar
  4. Me pongo en tu lugar y se me saltan las lágrimas. Luna tiene ya 9 años y me da miedo pensar que un día ya no estará en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias LaWi!

      Apachucha mucho a Luna que seguro que se lo merece ^_^ siempre se van pero eso no es lo importante sino todo lo que vivimos mientras estuvieron con nosotros

      Eliminar
  5. Lo siento mucho,que bonito es todo lo que has escrito,se me caen las lagrimas al leerlo y recordar a la perra que teniamos en casa era de la misma raza que nana solo que de color canela,era una perra docil y fiel pero que ningun extraño se acercase por que alli estaba ella de guardiana,y el maldito cancer se la llevo,nos costo un poco bueno para ser sinceros nos costo bastante hacernos a la idea de que ya no estaba,pero al final te acostumbras ,un beso y mucho animo veras como lo superas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santurtzi!

      Cuando faltan siempre es duro pero hay que pensar siempre en las cosas felices que vivisteis juntos ^_^

      Eliminar
  6. Yo hace unos años perdí también a mi Pastor Alemán y la pequeña que tengo ahora esta ya bastante mayor...por eso puedo entenderte perfectamente :( y por eso he llorado con el texto. Se hacen querer más que muchas personas, pero ánimo! Le diste una buena vida que ella pudo disfrutar y ahora sigues teniendo a Selva

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ilwën!

      Cuando se van el vacío es muy grande pero siempre nos quedaran sus preciosos recuerdos

      Eliminar
  7. Una hermosa perrita sin dudas ♥
    Me conmovió mucho tu relato. He tenido varias mascotas que hoy en día ya no están físicamente conmigo, pero uno siempre los lleva en el corazón y los recuerda con cariño
    Abrazo ~

    ResponderEliminar